Ratas: Características y cómo eliminarlas de casa

La rata, ese pequeño y sucio animal que pueden meterse en los rincones más recónditos de nuestra casa, creando serios problemas. Este animal es roedor, una especie que se han reproducido en todos los rincones de la tierra, de tal forma que se han convertido en el mamífero más numeroso. Entre los roedores, las ratas tienen una medida entre mediano y pequeño. La mayoría de las ratas llegan a tener una longitud de 9 a 12 cm, sin embargo hay especies “enormes” que pueden sobrepasar hasta los 40 cm.

Las características más representativas de las ratas son sus cuatro patas ágiles y pequeñas, que sirven para sostener o rotar cosas diminutas, generalmente la comida. Otra característica son sus dientes frontales, fuertes y grandes, que crecen toda su vida pero nunca llegan a ser una molestia, pues es la herramienta perfecta para que estos animales puedan roer todo lo que deseen y eso incluye nuestras pertenencias y hasta los cables de nuestros hogares. Sus orejas, son en proporción de gran tamaño, al igual que sus ojos y su nariz aguda llena de bigotes que le ayudan a rastrear la comida y a prevenir el peligro.

ratas
Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Sister_ratties_3.jpg

Las ratas tienen una dieta generalista, son omnívoros por lo que pueden comer vegetales o animales. A estos animales no les importa variar de alimentos con tal de comer aunque prefieren un buen trozo de carne. Cuando se trata de las ratas, su hábitat es toda la tierra, con la excepción de la Antártida donde por poco hay humanos. Podrás encontrar a estos animales en múltiples ambientes, en condiciones climatológicas distintas, climas húmedos, áridos y tropicales. En las ciudades, les encanta los lugares como las alcantarillas, los contenedores de basura, los comercios (en especial si hay comida y poca salubridad), los almacenes y hasta adoran tu propia casa.

Estos animales son nocturnos, es por ello que es más fácil notar su presencia en la noche. Cuando salen de su guarida en busca de comida y hacen un ruido característico.

Aunque cueste creer, en la guarida de este mamífero hay jerarquía, hay un macho dominante en las colonias. Estos se aparean con una o varias hembras, así como una hembra puede aparearse con múltiples machos.  La reproducción de las ratas es veloz, una rata puede llegar a tener de 20 a 35 crías en su vida, pero existen casos extraordinarios como el de la rata parda que es capaz de tener 1.000 crías en un año.

Las ratas son consideradas un animal peligroso y por su misma capacidad de reproducción están catalogadas como plagas, pues tienden a dañar los cultivos, roer la ropa y los zapatos, comerse la comida. Pero la principal amenaza de las ratas es que generan infecciones a través de su mordedura o por agua y alimentos contaminados con sus heces u orina, causando la muerte de muchos animales y seres humanos al año. Es por ello que se ofrecen servicios para la extinción de esta especie.

Para fortuna de muchos, las ratas comunes tienen un ciclo de vida corto que va de los 12 meses a los 24.

Tipos de ratas

Hay dos tipos de ratas que sobresalen a la vista, ellas son la rata gris o parda y la rata negra.

La rata gris: Es un roedor de cuerpo robusto, pelos cortos y duros parecido a pequeños alambres. Este tipo de roedor prefiere vivir lejos de la civilización en lugares abandonados o en la red de alcantarilla. Raras veces a esta rata se la ve dentro de los hogares. La rata gris vive de 6 a 12 meses, pero para mantener la especie las hembras son fértiles cada 4 o 6 días luego de alcanzar la madurez sexual, que sucede aproximadamente entre los 2 y los 5 meses de vida. Las ratas grises tiene la sorprendente hazaña de tener al año de 900 a 1000 crías.

La rata negra: Es la rata más común. Puede vivir tanto en el exterior como en el interior de los edificios. Las que viven en el interior de las construcciones suelen tener una mayor actividad sexual por lo que su reproducción es más rápida comparada con las que prefieren el exterior. Les encanta hacer sus nidos en los áticos y lugares ahuecados como paredes y techos. Las ratas negras adultas llegan a vivir de 9 a 12 meses.

Enfermedades que transmiten las ratas

Así como otros animales, las ratas transmiten enfermedades mortales tanto a los seres humanos como a otros animales, sobre todo domésticos. El término para referirse a las enfermedades transmitidas de animales a persona es zoonosis. Una manera de suma peligrosidad para contraer una enfermedad es ingiriendo algo contaminado con heces de ratas o con su orina, lo más seguro es que esta situación acabe en una fatalidad. Otra forma de contagiarse es a través de la mordedura de rata en contacto directo con nuestra piel.

Algunas de las enfermedades más conocidas que transmiten las ratas son:

La rabia, si no estamos vacunados contra ella es muy probable que al contacto de mordedura con una rata nos contagiemos. Los síntomas de la rabia van desde dolores musculares, migraña, fiebre, y progresivamente tendremos alucinaciones y delirios que terminarán causando un estado mental crítico y este, junto a lo demás, puede llevar a la muerte.

Salmonelosis, esta bacteria se reproduce al comer o tomar algo infectado por las ratas. El dolor abdominal, la fiebre, la diarrea y el dolor estomacal pueden hacer estrago en nuestro interior, si esto no se trata adecuadamente puede ser fulminante.

Fiebre de Haverhill, esta fiebre causada por una bacteria proveniente de las ratas produce una fiebre altísima, con dolor de espalda y escalofríos. Esta fiebre suele ser más común en Japón que en otros países, allá la denominan Sodoku.

Leptospirosis, esta enfermedad bacteriana viene con fiebre alta, escalofríos, enrojecimiento de los ojos y de no tratarse a tiempo causa daños severos a los riñones y al hígado, hasta la muerte.

El ébola, una enfermedad que azota países de África y que son pocas las formas de frenarla, tiene como a uno de los principales transmisores a las ratas. Con una fiebre alta, dolores insoportables y hemorragias internas, el ébola puede acabar con miles de vidas en tan solo días.

Son estos riesgos los que llevan a la exterminación de las ratas. Para evitar que salgan en tu hogar, puedes seguir las siguientes recomendaciones. Mantener limpia tu casa es primordial. Las ratas buscan los lugares sucios y si no tienen ninguno, no se quedarán. Usa mallas para tapar lugares pequeños, polvorientos o húmedos, así evitas que los animalitos entren. Jamás dejes la comida a su alcance, limpia si quedan restos, las ratas no anidarán en un lugar donde no puedan encontrar alimento. Existen otras formas de evitar que aparezcan roedores; puedes rociar tu casa con aceite de menta, las ratas no toleran tal olor. También, si se dispone de dinero suficiente, puedes comprar máquinas de ultrasonido que mantendrán alejado a estos mamíferos.

Cómo eliminar las ratas en casa

Para muchos puede resultar abrumador tener que lidiar con estos roedores, la manera más convencional de hacerlo es con las típicas trampas en las que pones un cebo (un pedazo de “queso” por ejemplo) y el animal cae. Sin embargo no siempre es así, por lo que buscamos otras alternativas naturales para eliminarlos.

La mantequilla de maní y el ácido bórico son la combinación perfecta para acabar con esta plaga, las ratas se sienten atraídas por la mantequilla por lo que es el señuelo perfecto para luego hacer actuar al ácido bórico que las daña desde adentro. Esta mezcla se pone en rincones estratégicos de la casa, en forma pequeñas bolitas.  También puedes hacer la mezcla con bicarbonato sódico, azúcar y harina, esta unión siempre ha sido otra de las opciones para acabar con las ratas de forma natural.

Estos animales son poco tolerantes a las hierbas aromáticas como romero, ajenjo y yerbabuena, coloca algunas en tu casa por donde caminan estos roedores. El olor será tan fuerte que tendrán que huir. Otra solución es cortar una cebolla roja o morada y colocar los trozos en los huecos, sembrar ajo puede ser una alternativa a la cebolla.

Si tus ratas han evolucionado tanto que ninguna de las fórmulas naturales anteriores no han funciona, no te angusties. Puedes optar por comprar raticidas, hay un sinfín de opciones, cada una con distintas presentaciones. Se debe tener cuidado a la hora de manipular estos raticidas pues la mayoría contienen componentes altamente tóxicos, por lo que se recomienda usar guantes y protección en el rostro.

De todas formas, siempre está la opción de adoptar a un gato, su maullido, su olor y su presencia es una advertencia para las ratas. Si eres más de aves pueden construir una pajarera alrededor de su casa y esperar que un ave de caza ponga su nido. Por las noches será todo un espectáculo de cacería.

Lo adecuado sería llamar un experto que sepa cómo enfrentarse a este tipo de plagas, si tienes un problema con ratas llama a una empresa de control de plagas.

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario