Mantis religiosa

La popular Mantis Religiosa o Santa Teresa, es un insecto de tamaño mediano que podemos hallar en prácticamente todo el mundo, aunque inicialmente se encontraban en los continentes de Europa, Asia y África. Se le llama religiosa a esta “amiguita” debido a la curiosa posición de sus patas delanteras, que la hacen ver como si estuviera rezando. La mantis religiosa pertenece a la familia de los mántidos.

mantis religiosa
Fuente imagen: https://pixabay.com/es/mantis-religiosa-langosta-de-pesca-205165/

¿Son venenosas?

Existe un rumor que apunta que las mantis religiosas son venenosas y capaces de liberar toxinas a través de su picadura. Incluso se cree que son capaces de matar a un ser humano con dicho veneno. ¿Es esto cierto? NO, un rotundo no. Sin embargo, esto no significa que las mantis sean inofensivas, mucho menos para otros insectos.

Si en un momento creíste que las mantis religiosas eran capaces de envenenar, no te sientas mal al saber que no, porque este rumor se expandió debido a uno de los rasgos más curiosos y aterradores de la mantis: el canibalismo sexual.  Las mantis religiosas hembras antes o después de aparearse con el macho lo decapitan y hasta lo devoran. Algunas personas llegaron a creer que una picadura venenosa facilitaba este trabajo, pero en realidad la fuerza de la mantis, sus patas llenas de púas y una mordedura potente son lo que le permiten realizar tal atrocidad.

A menos que seas un insecto no debes temer a la Mantis, aunque sus tenazas dan un buen pinchazo.

Características

La mantis religiosa es un insecto que suele medir entre 10 y 12 cm de largo. En la mayoría de las especies pertenecientes a la familia de mántidos la hembra es un poco más larga que los machos, debido a un cuerpo más estirado y a las antenas que salen de su cabeza. La curiosa posición de sus brazos más las pequeñas púas en el mismo le permiten atrapar a cualquier insecto, perforando su piel e imposibilitando su huida. Una vez que caes en las manos de una mantis, ya no podrás huir.

Aunque el color más representativo de este insecto es un verde brillante y atractivo, dependiendo del lugar donde mude la piel puede llegar a marrón, esto le permite camuflarse. Otra característica de la mantis es la increíble flexibilidad que tiene su cabeza, de hecho puede rotarla unos 180° lo que hace que nada pueda escapar de su vista.

¿Quieres un jardín libre de insectos molestos? Deja que en él vivan algunas mantis religiosas. Su apetito hará que tu espacio al aire libre esté libre de polillas, moscas, grillos y otros más. ¡La sabiduría de la naturaleza!

Reproducción y apareamiento

Como la mayoría de los animales en época de apareamiento, la mantis religiosa segrega feromonas que atraen al macho, curiosamente este es el único momento en el que ambos se reúnen puesto que estos son animales muy independientes. Como ya sabrás, en el momento pre y post copulación la mantis religiosa hembra se torna muy agresiva decapitando y comiéndose al macho, aunque sin dañar los nervios que se encargan de los órganos reproductivos para que el apareamiento siga su curso.

En la copulación estos insectos conectan sus antenas y órganos internos, donde el macho deposita el espermatóforo dentro de la hembra.

Los huevos de este insecto son puestos en otoño, para luego abrir en primavera. La mantis es capaz de poner de 200 a 300 huevos con una espuma que permite que se adhieran a la superficie, además los protege de otros peligros. A pesar de la gran cantidad de huevecillos, son pocos los que llegan a la edad adulta porque las crías más fuertes suelen comerse a las más débiles.

¿Qué comen?

Las mantis religiosas son cazadoras expertas, pueden acabar con otros insectos fácilmente, incluso con moscas en pleno vuelo. Gracias a sus ágiles patas, la capacidad de rotación de su cabeza y su fuerte mordedura la mantis religiosa es capaz de acabar con animales como ranas, lagartijas, ratones pequeños, polillas y colibríes, los que agrega a su dieta mixta. La increíble habilidad de combate de estos insectos es tan minuciosa y perfecta que hay un estilo de arte marcial inspirado en la mantis.

Aunque la mantis prefiere alimentarse de animales vivos, estos animalitos en cautiverio son capaces de comer insectos muertos.

Ciclo de vida

Las mantis religiosas pueden llegar a vivir de seis meses hasta un año, en el transcurso de ese tiempo mudan de piel seis veces. Para hacer esto se mantienen en una rama y empiezan lentamente a desprenderse de la vieja “piel”.

Este insecto se ha puesto de moda alrededor del mundo como mascota, superando en muchos países a las aves. Para mantener a una mantis religiosa debes comprar un terrario suficientemente grande donde pueda encontrar las presas vivas que le suministrarás. Así como también rociarlo constantemente con agua para mantener al animalito hidratado.

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario