Hormigas guerreras o soldado

Quizás has oído hablar de estas bajo el nombre de Marabuntas. Este término se aplica para más de 200 especies de hormigas, de distintas subfamilias y géneros.

Características

  • Comportamiento

Estas hormigas son caracterizadas por ser sumamente agresivas—actitud apropiada para su nombre—y nómadas. Una de sus actividades más peculiares y características son sus razias: una especie de incursión en la que una cantidad gigantesca de hormigas (entre 100.000 y 200.000 obreras) se adentran en un área para localizar y atacar a una presa.

Lejos de formar hormigueros permanentes como las demás hormigas, las guerreras son totalmente nómadas, y se mueven sin parar por más o menos toda su existencia.

Suelen experimentar una fase estacionaria, donde las presas con las que se alimentaba a las larvas se utilizan para alimentar a la reina, una vez éstas pasan al estado de pupa. La fase dura alrededor de dos a tres semanas y, una vez que la reina pone huevos y las pupas hacen eclosión, se reanuda la fase nómada.

En su estado natural, las hormigas guerreras capturan insectos, arañas, e incluso pequeños vertebrados. El objetivo es capturar y traer a la presa durante la mañana, de forma tal que puedan formar su anidamiento al anochecer. Diferentes especies emplean diferentes estrategias y, dependiendo de la fauna local, hacen simbiosis con una variedad de aves y hasta otros artrópodos.

  • Anidamientos

Para lograr mantener un estilo de vida nómada, las hormigas emplean una estructura conocida como el vivac, un nido viviente construido con sus propios cuerpos.

Suelen ubicarse dentro de troncos huecos de árboles, o dentro de excavaciones hechas por las hormigas—Éstas juntan sus patas, y de una en una van formando una especie de bola que, a pesar de parecer amorfa, posee una estructuración compleja donde se forman pasajes y recámaras para ubicar a los alimentos, la reina, las larvas, y huevos.

Las hormigas obreras hembras se relegan a la parte más externa, mientras las más jóvenes se ubican en el interior. Las hormigas soldado, quienes son más grandes y con mandíbulas mucho más fuertes (y en algunos con aguijones), se posicionan en los flancos; ante la más pequeña alteración del orden, las hormigas soldados se levantan y toman una posición de pelea.

Función Dentro De La Colonia

  • Obreras

Estas hormigas son, por lo general, ciegas y se dedican al forrajeo y la exploración. En algunos casos tienen ojos compuestos que actúan como un lente singular. Algunas especies de hormigas guerreras presentan polimorfismo dentro de la casta trabajadora y en concordancia con su trabajo designado.

  • Soldados

Más grandes, y con mandíbulas mucho más largas. Protegen los flancos de las hormigas al marchar, lideran los ataques, y proveen soporte para cargar a las presas más pesadas.

  • Reina

La reina suele ser ciega, aunque algunas poseen ojos vestigiales. En contraste con reinas de otras especies, las reinas de las hormigas guerreras no tienen alas, se limitan a una por colonia, y tienen un gáster alargado.

Las colonias suelen estar sujetas a la vida de la reina—Si ella muere, es muy probable que la colonia muera. Aunque es totalmente posible que se fusione con otra colonia más pequeña, o que encuentren una reina abandonada y la conviertan en su nueva reina.

¿Cómo Cazan Las Hormigas Guerreras?

Existen dos patrones fundamentales para sus razias: enjambre y columna.

La columna se forma en una ruta principal, y se forman grupos más pequeños para la búsqueda en rutas secundarias. Visualmente se asemejan a un árbol y sus ramas. La columna puede ser de hasta 20 metros de ancho y 200 metros de largo.

El enjambre nace de una ruta principal igualmente, pero luego se fragmente en diferentes ramas asemejándose a un paraguas. Las rutas secundarias están muy juntas y hasta se pueden cruzar muchas veces—En palabras más sencillas, la columna se puede abrir como un abanico, abarcando hasta 20 metros de ancho, y permite que grupos más pequeños abarquen un área más grande de forma efectiva.

En ambas instancias atacan como enjambre por todos los flancos posibles, incluso por arriba y por debajo de ser posible. Cortan toda ruta de escape y al final se convierte en una lucha contra el tiempo. Algunas especies tienen venenos que paralizan a sus presas por lo que basta con unas cuantas picadas para inmovilizar y capturar a cualquier presa.

Ni siquiera las temidas tarántulas o los escurridizos ciempiés pueden huir de un enjambre de hormigas. ¡La mejor manera de defenderse de ellas es evitarlas!

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario